Comprar una casa sin endeudarse de por vida? Imposible, a precios de ciudad.
Por eso he decidido rehabilitar una casa en un pueblo. Presupuesto: 60.000 euros.
¿Saldrán las cuentas?

Coste real de una vivienda ~ Hipoteca para autoconstrucción
Procedimiento para construir una casa o chalet
Proyecto básico y de ejecución ~ Visado en el Colegio de Arquitectos
Google

viernes, 20 de diciembre de 2013

Grado de Derecho en UNIR



UNIR (Universidad Internacional de La Rioja), “La Universidad Online”, es una entidad educativa privada que permite obtener titulaciones oficiales universitarias de grado y postgrado mediante el sistema de educación a distancia, haciendo uso y aprovechamiento intensivo de todas las nuevas tecnologías desarrolladas en estos últimos años en torno a Internet.


De este modo UNIR aspira a que sus estudiantes accedan a un aprendizaje eficaz e individualizado, sea donde sea que éstos se encuentren, y sean cuales sean sus circunstancias, de modo que el ritmo y método de formación se adapte específicamente a lugar y circunstancia de cada estudiante.  Para llevar a cabo este propósito, en la práctica dicha voluntad se traduce en que la Universidad proporciona un tutor concreto a cada estudiante,  de modo que los eternos problemas de anonimato o masificación, casi omnipresentes en la enseñanza superior, se evitan gracias a la atención de dicho tutor. 

Es también digno de ser destacado que UNIR asegura el pleno compromiso del todo el Claustro de Profesores y de todo el personal de gestión  con el éxito personal de cada estudiante que decide embarcarse, muchas ocasiones con un considerable esfuerzo personal y económico, en la empresa de lograr el ansiado título universitario.

Concretamente, dentro del elenco de titulaciones ofrecidas por la Universidad Internacional de La Rioja, los estudios de Grado de Derecho (grado online en Derecho) de UNIR tienen como objetivo formar a profesionales del mundo jurídico adaptados a  las necesidades actuales del mercado laboral de modo que estén en contacto con la realidad jurídica y enfrentándose desde el primer momento a casos reales.

Para ello se ofrece unos programas formativos flexibles para facilitar su adaptación a  los múltiples escenarios laborales mediante uno de los 3 itinerarios concretos para el ejercicio profesional, como:
Privado-empresarial: dirigido al estudio del funcionamiento de la empresa.
Administración-público: orientado al estudio de sector y función pública.
Global law: en respuesta a las exigencias y necesidades de un mundo globalizado. Prepara al estudiante en la comprensión de otros ordenamientos y sistemas jurídicos.

jueves, 18 de junio de 2009

Cosas que hay que saber para construir una casa (II)

Esta es la segunda parte del artículo "Cosas que hay que saber para construir una casa".

En cuanto al arquitecto y el proyecto de arquitectura...

Ata corto al arquitecto: Trabaja conjuntamente con él y asegúrate de que tratáis de prever los posibles problemas construtivos antes de que aparezcan. Esto hará que el resultado sea más satisfactorio. Me temo que el que elegimos nosotros tenía demasiada tendencia a copiar y pegar. No dedicó mucho tiempo a pensar antes de hacer el proyecto, cuáles eran los problemas y las soluciones. En nuestro caso no hizo ningún aporte al boceto inicial, se limitó a poco más que pasar a limpio un dibujo en una servilleta (y el delineante no era él). Realmente el proyecto es un trámite obligatorio, pero probablemente lo más caro en relación al esfuerzo que conlleva.



Y no, no me digan que la arquitectura es un proceso creativo: Lo será en grandes proyectos, pero en este caso, donde no había mucho que diseñar de por sí, se limitó a mandar a alguien que pasara a limpio un boceto. En cuanto al grueso de los cálculos y del texto que aparece en el proyecto, ya les digo que había mucha tendencia al copiar y pegar... y eso tiene el riesgo de que te pillen, sobre todo cuando no te das cuenta de que en el texto que estás copiando y pegando figura el nombre del pueblo equivocado. (Cosa en la que nadie del Colegio de Arquitectos reparó a la hora de visar el proyecto).

En países como Francia, por ejemplo, el diseño de una casa unifamiliar no requiere de un proyecto firmado por un arquitecto y visado por su colegio profesional, sino que lo puede realizar el propio constructor. Un trámite (y un gasto) de menos.

Por el contrario, a diferencia de otros arquitectos en otros casos de los que he oído hablar, se implicó a fondo en la dirección técnica de la obra, el seguimiento y la resolución de imprevistos. En este aspecto, impecable.

Haciendo un balance global, sin embargo, he de reconocer que le prefiero a él, con los pies bien puestos en la tierra, antes que a uno muy "artista" y "creativo".


En cuanto al proyecto en sí:

¿Qué no haría yo igual si pudiera volver atrás? Pues en este caso concreto, habría sido mejor no tratar de rehabilitar al máximo las estructuras existentes (de las cuales a la hora de la verdad se rescató bastante menos de lo que se pensaba en un principio) y directamente construir desde cero, respetando el estilo constructivo original, pero con mejor calidad (recordemos que este era un edificio rústico, construido de forma artesanal. El concepto de línea recta al parecer era desconocido en aquella época).